SEARCH

Couchsurfing

Couchsurfing

Arq. Guillermo Nieto Ross

Atravesando con mi perra América del Norte y Europa en aproximadamente un año con recursos económicos muy limitados, con el objetivo de promover la conciencia sobre la crisis de refugiados en Siria y recaudar fondos para realizar infraestructura educativa para aquellos niños refugiados en Estambul, te lleva a ser creativo y arriesgado a la hora de resolver el problema cotidiano del alojamiento para ti y tu peluda compañera de viaje. De esa búsqueda diaria, hasta a siete meses de iniciada la travesía, el 45% de las noches se han resuelto con una herramienta digital que impacta directamente en el mundo de la arquitectura.

Aplicaciones digitales están revolucionando por completo el muy arraigado concepto de público y privado en los hogares de los cibernómadas contemporáneos, así como improvisando usos inesperados y superpuestos en distintos espacios dentro de ellos. Enteras comunidades digitales de “viajeros” virtuales que abren las puertas de sus espacios habitacionales a sus pares con mochila de nylon en la espalda y sellos de migración en sus pasaportes.

Ahora para viajar gastando lo menor posible, existen muchas opciones que anteriormente eran impensables y una de ellas es la plataforma denominada Couchsurfing. Sin embargo, la comunidad couchsurfer dista mucho de ser simplemente una manera de dormir ‘gratis’ en casa de alguien más. Para aquellos quienes verdaderamente entienden y arropan el sentido de esa comunidad, ven en ella la posibilidad del intercambio cultural con personas de cualquier parte del mundo a partir de una interfaz que los pone en contacto. De esa forma, durmiendo en el sofá de la sala, en un colchón inflable en el comedor, en la recámara del hijo pequeño que encantado va a dormir al cuarto de los padres, o en un mezzanine maltrecho dentro de la recámara mientras duermen simultáneamente en ella el host y su novia, se comienza una relación de cierta intimidad con un perfecto desconocido. Así uno termina recibiendo su paquetería cuando ellos no están, comiendo comida casera de un lejano país el domingo en casa de los padres inmigrantes o llevando a su perro al parque en la mañana porque ya van tarde al trabajo.

Arquitectura habitacional y ‘hotelera’ entremezcladas por unos cuantos clicks: una verdadera revolución ‘turística’ y espacial.
Comparte:

You May Also Like

3 Comments

  • Bablofil 15 marzo, 2017 12:15 pm

    Thanks, great article.

    • Eel 7 mayo, 2017 1:47 pm

      Felt so hopeless looking for answers to my qusuniots…entil now.

  • Servena 7 mayo, 2017 2:03 pm

    You have more useful info than the British had colonies pr-IIWWe.

Leave a Reply