SEARCH

La otra vanguardia

La otra vanguardia

Arq. Miguel Díaz Barriga Díaz

La palabra vanguardia creo que me causa más dudas que respuestas y sobre todo si la llevamos al contexto de la arquitectura. Una de los primeros problemas que me genera es el poder decir si en México se hace arquitectura de vanguardia y en nuestro caso en particular sería si en Puebla hacemos arquitectura de vanguardia. Por otro lado creo que en todo Latino América históricamente esta búsqueda de lo nuevo nos ha llevado a importar modelos que no dan respuesta del todo a nuestros problemas.

Habría que redefinir la palabra Vanguardia a que involucre soluciones reales, no sólo imágenes de formas y materiales novedosas.

Podemos pensar innovaciones en el sentido del ahorro de energía. Buscar formas texturas y colores que evoquen y resalten nuestra cultura y entorno. Apoyar consumiendo materiales y mano de obra local y a su vez lograr productos al alcance de nuestra gente.

Nuestro magnifico clima nos da oportunidades de ahorro de energía muy importantes. Ahora que Puebla se está volviendo en una ciudad vertical, buscar soluciones que saquen provecho de la ventilación natural, buscar las orientaciones según las necesidades y bajar considerablemente el consumo de energía de un inmueble. Tenemos sol 360 días del año, parece una buena idea aprovecharlo y dejar que el sol diseñe.

Creo en el diseño que involucre a varias disciplinas, expertos en diferentes áreas que se sumen para lograr el mejor resultado. Me gusta pensar que los Poblanos tenemos comportamientos ligeramente diferentes que los Ingleses o que los Chinos y que por ende tendríamos que tener diseños ligeramente diferentes a los de otras latitudes. Ya una vez el Maestro Luis Barragán redefinió la arquitectura Mexicana y lo hizo de una manera altamente vanguardista.

No estoy en contra de importar materiales, tecnología, ideas y hasta arquitectos de otros lados pero creo que es importante digerirlos y como ahora está muy en boga el termino en gastronomía, fusionarlos con nuestra arquitectura para lograr sabores nuevos y propios. Nuestra mano de obra no será la más calificada del mundo, pero entre ellos hay verdaderos artesanos y podemos lograr acabados que en otros países simplemente serían impensables. Que los arquitectos diseñemos para todos los estratos sociales nos involucremos para lograr obras de calidad.

Propongo la otra vanguardia, la nuestra, la que toma lo mejor del mundo para incorporarlo a nuestra arquitectura pero siempre tomando en cuenta nuestro clima, asoleamientos, cultura, tradiciones, economía, etc. Esa vanguardia que nos define y que nos hace sentir orgullosos de quienes somos porque lo que hacemos es para nosotros.

Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply