SEARCH

¿El mejor arquitecto del mundo?

¿El mejor arquitecto del mundo?

Arq. Valeria Gómez de Alvear

Cuando uno piensa en quien podría ser el mejor arquitecto del mundo, lo primero que viene a la mente son las obras que ha hecho y el impacto que han tenido. Vienen a la mente obras de museos, de rascacielos, de teatros, etc. Por lo tanto, encontrar que un arquitecto es considerado ‘el mejor arquitecto’ por su obra de vivienda social, es algo completamente nuevo.

El chileno Alejandro Aravena, el más joven en ganar el más alto honor en el campo de la arquitectura global a los 49 años: el premio ‘Pritzker de Arquitectura 2016, es considerado el arquitecto contra la desigualdad. Un arquitecto visionario que con su empeño por dar un techo digno a millones de personas encontró una solución innovadora: la llamada ‘arquitectura incremental’, un concepto de vivienda social basado en construir sólo lo esencial y dejar ‘abierto’ el espacio para que cada familia creciera a su manera.

Para Alejandro, mientras más complejo es el problema, más simple debe de ser la solución.  ‘La escasez de medios requiere que el arquitecto produzca una abundancia de significados. El poder de la arquitectura es el poder de la síntesis, decir lo que quieres en dos palabras en lugar de tres, alcanzar una solución en el menor número de movimientos posibles’.

Nunca quiso imitar a nadie sino buscar algo diferente. Le importa más resolver problemas sociales que ejercitar sus habilidades artísticas. Su filosofía de pensar primero en las necesidades de los futuros dueños lo llevó a que

‘la solución no es construir una casa completa con la mitad de los recursos, lo cual generaría una vivienda de baja calidad, sino construir sólo la mitad de una casa buena y permitir que la familia construya el resto a lo largo del tiempo’.

Y en el proceso es fundamental el diálogo con los futuros propietarios. Incluirlos en el proceso.

Hace 10 años le pidieron reubicar a 100 familias que vivían ilegalmente en un terreno de media hectárea en el centro de Iquique, en Chile. El gobierno daba un subsidio de $10,000 USD por familia para comprar el suelo y construir las casas, las cuales acabarían siendo de 40 m2.  Tras analizar el problema en colaboración con la comunidad, llegó a la hipótesis de ¿qué tal si en lugar de pensar en una casa pequeña de 40m2, construimos la mitad de la casa de manera vertical y dejamos la otra mitad para un futuro crecimiento? Lo cual resultó un éxito.

Recientemente su estudio Elemental subió a la red varios de sus diseños de viviendas sociales gratis para que otros puedan usarlos. Porque, como lo dice Alejandro en su plática de TED: ‘de los 3,000 millones de personas que viven en las ciudades, 1,000 millones están por debajo de la línea de la pobreza. Y en 2030, de los 5,000 millones que vivirán en las ciudades, 2,000 millones vivirán debajo de la línea de pobreza’.  Y eso es un problema que atañe al mundo.

Yo no sé si sea el mejor arquitecto del mundo. Sin embargo, me encanta descubrir que un arquitecto que basa su filosofía arquitectónica en incluir a la comunidad en el proceso y en el ‘compromiso social’ de sus obras, que su propósito es combatir la desigualdad social y que combina el arte arquitectónico con la responsabilidad social, hoy sea considerado entre los mejores del mundo.

 

Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply