SEARCH

Brutalismo: ¿Ética o estética?

Brutalismo: ¿Ética o estética?

El brutalismo sin duda es superficial y en muchos casos es equivocada. No pueden estar al nivel un conjunto de viviendas de la época soviética y por ejemplo, una obra de Lina Bo Bardi, solo por cuestión de escalas y que las dos estén construidas en base de hormigón.

La recuperación de esta creciente corriente (brutalismo) es sorprendente en estos últimos años. De una forma simple, se identifica con grandes edificios de hormigón.

Para ti, el brutalismo ¿es ética o estética? Jordi Guerrero, socio de Aguilera + Guerrero  “una de las ideas en las que la modernidad basó sus principios no fue tanto una cuestión de lenguaje, sino más bien de una actitud moral. El Brutalismo, como teoría, valoró más esos aspectos formales entendidos como consecuencia de una actitud ética que las cualidades que derivaban de un determinado uso de los materiales como voluntad de estilo”.

Para otra arquitecto, mejor dicho arquitecta: Mercedes Navarro,
“Algo que permanece de las ideas principales del brutalismo en nuestros días es que a través de la arquitectura es posible cambiar la estructura de relaciones de los miembros de una sociedad que de otra forma no lo harían. La ideación de espacios que propicien encuentros que generen y enriquezcan la comunidad en su conjunto. Servicios garantizados para todos los rangos sociales, igualdad y oportunidades para todos”.
Hoy día, más que nunca es necesaria una labor dura y critica, sin etiquetas, sino una inducción en profundidad para comprender (o tratar de hacerlo) conclusiones actuales.
La belleza del brutalismo es una novedad, un revulsivo. Para Hábitat Mag, la recuperación de esta corriente, es una buena noticia. 
Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply