SEARCH

Espacios que cambian de uso

Espacios que cambian de uso

LDG Penélope de la Madrid Garibaldi

Los interioristas diseñamos escaparates que se viven. Me gusta la frase del interiorista Aurelio Vazquez Nuñez que dice que la ventaja y desventaja del diseño interior es que es efímero. Tal como un escaparate, diseñamos una exhibición, con diferencia de los tiempos de permanencia.

El espacio arquitectónico no desaparece, siempre es el mismo, no es temporal como lo es el diseño de interiores, que cambia, se mueve y se actualiza.

Ese es el gran poder del diseño de ambientes, convertir cualquier espacio en otro, para un uso distinto, con diferentes actividades, otro ambiente, otro usuario.

Esa capacidad de transformar en vivienda grandes espacios construidos para ser fábricas o bodegas que inicia en Nueva York en los años 70’s, iglesias convertidas en casas familiares por todo el mundo, la adaptación de un viejo cine para convertirse en The Foreign Cinema, restaurante en San Francisco, puede verse reflejada en los centros de las ciudades con casonas convertidas en galerías de arte u oficinas, o las grandes casas unifamiliares en colonias que vieron mejores tiempos, que con los cambios sociales, terminan siendo tiendas de novias, restaurantes, escuelas.

Todos los espacios pueden cambiar de uso. Convertirse en un espacio que alberga actividades totalmente distintas para las que fue diseñado en origen.

El mundo cambia, cada vez más aprisa. Las sociedades, sus intereses y actividades se transforman, y las ciudades y sus espacios, responden a ese cambio. Pero no debe perderse nunca el respeto por el espacio, la historia y el entorno. Acompañar un espacio en lugar de invadirlo. Aportar un nuevo y diferente esplendor en lugar de destruirlo. Transformar los espacios mediante una transición natural, sin que se sienta forzado, con una sensación de permanencia en el ambiente. Respetar el límite de lo existente. Es éste el gran reto de quienes diseñamos espacios.

Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply