SEARCH

SMART CITY EXPO LATAM CONGRESS [recuento personal]

SMART CITY EXPO LATAM CONGRESS [recuento personal]

Arq. Eduardo Funes C

Tuvo lugar en la ciudad de Puebla [los días 27, 28 y 29 de junio] el evento “Smart City Expo LATAM Congress”, el cual tuvo como tema principal “la ciudadanía y gobierno para el bien común”.

El congreso se planteaba como una gran oportunidad para generar debate e intercambiar propuestas en el desarrollo de las ciudades de México y América Latina, en la búsqueda de proponer estrategias inteligentes y sustentables para su desarrollo.

Como temas troncales del evento fueron los territorios sustentables, la sociedad participativa y equitativa, el ordenamiento territorial y movilidad, la tecnología para una gestión inteligente y el emprendimiento digital y el desarrollo económico.

Los 200 ponentes y 130 expositores generaron una expectación que se reflejó en la asistencia de 11000 visitantes en sus tres días de duración.

Vinculada en cierta medida con Nueva Agenda Urbana emanada de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Vivienda y el Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III), la intención del reflexión general giró en torno a la búsqueda de que dirigir los asentamientos humanos hacia estrategias que hagan de ellos sitios más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; no obstante, conforme se fueron desarrollando los discursos individuales (más allá de cual fuere la temática general), las contradicciones se fueron exacerbando hasta manifestar las grandes incongruencias del evento en si mismo.

Interpretando y parafraseando de un modo suficientemente libre, el texto de Juan Luis de las Rivas de Territorios inteligentes [SmartPlaces], por una Smart City, se podría entender aquella en la que existe un adecuado entrelazamiento entre los diversos factores que intervienen en ella a través de la acción participativa y el compromiso.

El adecuado entrelazamiento conducuría a que ningún aspecto integral destacará sobre los demás por lo que, a pesar de la inclusión del aspecto tecnológico, este no posee la característica definitoria que en sí tendría la ciudad digital.

SmartPlaces o Territorios Inteligentes [ya no sólo las ciudades], son aquellos que están enfocando con coherencia los retos de la globalización y los riesgos que genera. Se trata de ciudades innovadoras capaces de encontrar un equilibrio entre los aspectos de competitividad económica; cohesión y desarrollo social; y sostenibilidad ambiental y cultural. Ninguna de las innovaciones identificadas en otros contextos puede ser trasladada directamente a otra ciudad y a otro contexto, pero sirven como referencias interesantes.

No obstante ello, el perfil general del Smart City Expo LATAM Congress, giró en torno a la tecnología como única mediadora entre la problemática urbana y el habitante: sustituto incluso de un proceso real de identificación y apropiación de la ciudad por parte del habitante, donde aquel que no tiene acceso a un medio digital queda automáticamente al margen de la participación y decisiones.

Más el abuso que el uso de tecnologías, entronizándola como el medio absoluto (ultimate) de intervenir, provocó comentarios entre algunos ponentes [en particular de Agustín Suárez: Director General en DG Gestión Digital at Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires], donde se vuelve a perder la visión horizontal de la urbe, en favor de una mediatización a escala del Big Brother de George Orwell, donde el ojo electrónico que vigila se transforma en el determinador de las conductas.

En el Smart City Expo LATAM Congress Side Event, las condiciones fueron mucho peor, ponentes de pésima calidad, absolutamente autistas a la propuesta originaria del evento, absolutamente infracalificados, llenando horas enteras de discursos vacíos y sin sentido, de infraestructura que debió ser destinada a una visión crítica local, en boca de múltiples académicos mucho más capaces.

Finalmente, como idea general del evento, se plantea la ciudad como una estructura compleja donde cada elemento que la compone tiene un valor en sí y por la reciprocidad que guarda con el todo [propuesta valiosa y trascendente].

Pero al enfocarse en la ciudad no se está enfocando el problema en totalidad, porque la primera relación de reciprocidad que guarda es con el territorio al que pertenece y que no es necesariamente urbano, que influye en ella de tal manera que es incomprensible sin él.

¿Por qué no hablar de Smart Territory [o SmartPlaces para usar el término de Juan Luis de las Rivas] en lugar de hablar de Smart City?

Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply