SEARCH

Urbanismo ¿Un Lujo de los Países Primermundistas o una Necesidad del Tercer Mundo?

Urbanismo ¿Un Lujo de los Países Primermundistas o una  Necesidad del Tercer Mundo?

Arq. Paola Bárcena

Al escuchar la palabra “urbanismo” me viene a la mente la imagen de una hoja en blanco. Al igual que en cada nuevo proyecto, no sé qué hacer, ni qué decir… En un proyecto arquitectónico me enfoco en los detalles (siempre he sido una persona de detalles); a partir de ahí sólo se trata de resolver la funcionalidad. El urbanismo es diferente. ¿Será que la escala masiva del urbanismo me aterra y me paraliza?, ¿será que siempre he sido una persona enfocada a escalas más delimitadas? – pocos amigos pero cercanos, pocas palabras en público pero con el intento de ser coherentes, un carácter en esencia introvertido -, o ¿será que mi falta de mundo no me permite ver más allá del supuesto urbanismo en México?.

Tal vez es una suma de todo…

No es lo mismo visitar un país de primer mundo, donde generalmente el urbanismo está tan presente y resuelto en sus Ciudades que se nos presenta desapercibido, como si se tratara del orden natural de las cosas mágicamente bien planeadas y acomodadas, que vivir en un país en vía de desarrollo (porque tercermundista suena muy feo y ataca el cariño innato que siento por mi tierra), donde todo parece ser un caos…

Mientras que inconscientemente asociamos el urbanismo a un lujo propio de los países que visitamos, nosotros vivimos en ciudades que crecen como un cáncer, de manera descontrolada y atacando todo lo que se interpone en su camino. Se nos han hecho normales las casas rebanadas a la mitad porque en algún momento alguien decidió que estaría muy bien que una avenida principal se construyera justo en medio de ellas, los accesos a las zonas más prestigiadas de la Ciudad mientras atravesamos cinturones de miseria para llegar a ellas, los incontables árboles y millares de áreas verdes mutiladas y sacrificadas para desarrollar la millonésima plaza comercial de nuestras ciudades, la contaminación de nuestros ríos, mares y lagos en apoyo a la creciente ¿o decreciente? actividad industrial.

La lista es interminable… Error tras error cometido en nuestras ciudades porque, al igual que lo que me pasa a mí, en términos generales no hemos logrado entender al urbanismo

y mientras no lo entendamos no lo podremos poner en práctica. Hemos vivido siempre en ciudades caóticas y carentes de planeación a grande escala, mientras visitamos ciudades de otros países con un urbanismo envidiable. Sin darnos cuenta, hemos asociado en nuestra mente al urbanismo con el lujo; mientras nos conformamos con vivir en una ciudad con una necesidad vital de ser contenida, planeada y reestructurada.

 

Comparte:

You May Also Like

Leave a Reply